Datos rápidos:

  • Las consecuencias de los derrames de ductos pueden variar mucho, dependiendo del lugar donde se produce la liberación y del producto involucrado en la liberación.
  • Las emisiones de ductos pueden afectar negativamente la salud y la seguridad humana, causar daño ambiental y a la propiedad personal o comercial.
  • Las regulaciones de seguridad de ductos en Estados Unidos utilizan el concepto de "Areas de Alta Consecuencia" (HCAs), para identificar áreas específicas donde una fuga podría tener las consecuencias más significativas. Una vez identificados, los operadores están obligados a dedicar atención adicional, esfuerzos y análisis en las HCA para asegurar la integridad de los ductos.


¿Qué criterios definen las HCA para ductos?

Las HCA para los ductos de transporte de gas natural se centran únicamente en las zonas pobladas.

La identificación de HCA para ductos de líquidos peligrosos se enfoca en ductos que pasan cerca de áreas pobladas, fuentes de agua potable y recursos ecológicos inusualmente sensibles. Las fuentes de agua potable incluyen aquellas suministradas por agua superficial o pozos y donde no hay una fuente secundaria de abastecimiento de agua. El área de la tierra en la cual el líquido peligroso derramado podría afectar el suministro de agua también se trata como HCA.

Las áreas ecológicas especialmente sensibles incluyen lugares donde se encuentran especies con peligro crítico, áreas donde se encuentran múltiples ejemplos de especies amenazadas y en peligro de extinción listadas federalmente y áreas donde se concentran las aves acuáticas migratorias.

Las buenas prácticas de ingeniería y, de hecho, las regulaciones de ductos requieren que un operador tome medidas para mitigar las consecuencias de un fallo de ducto que podría afectar un área de alta consecuencia y sugerir mejoras que pueden incluir el aumento de los sistemas de detección de fugas que detectan fugas en un segmento HCA.

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019