Los reguladores se han vuelto más agresivos al usar API 1130 para responsabilizar a los operadores por mantener sus sistemas de detección de fugas. En Estados Unidos, están utilizando todo lo relacionado con el código de regulaciones, 49CFR, parte 195.444, para responsabilizar y a los operadores por mantener no solo los sistemas de detección de fugas, sino también los componentes que soportan los sistemas de detección de fugas. La regla establece que los sistemas CPM deben cumplir con API 1130.

API 1130 son prácticas recomendadas (PR) escritas por un comité de API hace muchos años y actualizada varias veces desde entonces. Aunque comenzó su ciclo como una serie de recomendaciones, PR 1130 ha sido incorporado por referencia en el Código de Regulaciones Federales (49 CFR) 195.3. La Sección 195.44 establece que los sistemas de monitoreo computacional deben cumplir con API RP 1130.

Opción A

Los reguladores pueden hacer cumplir cualquier parte de API 1130, pero algunas secciones requieren una mayor atención, entre estás se encuentran:

5.1 – Instrumentación y Medición de Campo
5.1.1 – Sección de Instrumentación y Medición
5.2 – Comunicación
5.2.1 – Medios de Comunicación y Detección de Errores
5.3 - SCADA
5.3.4 – Estado de los Procesos
6.1.2 – Sistema CPM, Credibilidad del Sistema y Revisiones
6.2.1 – Métodos de prueba
6.2.2 – Prueba Final durante la puesta en servicio del CPM
6.2.3 – Pruebas periódicas
6.2.4 – Cambio en las pruebas controladas
6.2.5 – Autocomprobación del Sistema
6.3.2 – Cambios en los parámetros
6.3.3 – Actividades de mantenimiento para el sistema de ductos

Opción B

Los reguladores pueden cumplir cualquier parte de API 1130, pero Atmos ha observado un enfoque particular en las siguientes secciones y más precisamente en las siguientes subsecciones:

5.1 – Instrumentación y Medición de Campo
La sección de instrumentación y medición, programas de calibración y mantenimiento para este equipo
5.2 – Comunicaciones
Medios de comunicación y detección de errores
5.3 - SCADA
No pasará mucho tiempo antes que los reguladores recurran a API 1175 para exigir más responsabilidad en el mantenimiento de los sistemas de detección de fugas ¿estás listo?

Los operadores de ductos están comprometidos a un objetivo. Mientras que estos operadores están haciendo avances importantes hacia este objetivo, siempre existe riesgo de fugas. No importa lo seguro y eficiente que una compañía opere su ducto, siempre existe el riesgo que algún tercero cause un accidente, las huelgas de terceros son un buen ejemplo. Si se produce una liberación, un buen programa de detección de fugas con una rápida respuesta es lo mejor para minimizar las consecuencias de la fuga. Cuando el regulador acude a una llamada, este mismo programa es nuevamente la mejor defensa

Idealmente, los operadores de ductos deberían detectar una gota de aceite y ubicarlo dentro de los medidores sin falsas alarmas. Actualmente, ninguna tecnología puede cumplir estos requisitos. Algunas limitaciones de rendimiento son causadas por la falta de instrumentación, condiciones de operación o soporte insuficiente de los sistemas de detección de fugas. Sin embargo, como nos dice API PR 1175, siempre hay margen de mejora en cada sistema de detección de fugas implementado.

API 1175 insta a los propietarios de ductos a establecer objetivos ambiciosos para el mantenimiento de sus sistemas de detección de fugas en ductos. Esta práctica recomendada fue escrita para satisfacer las regulaciones actuales de ductos y alentar a los operadores de ductos a “ir más allá” y promover el avance y la mayor utilización de programas de detección de fugas en ductos de líquidos peligrosos. Es un documento útil que debería aumentar la confianza del operador en los sistemas de detección de fugas, mejorando el rendimiento de detección de fugas y aumentando la conciencia de la detección de fugas como una obligación de toda la empresa. Aquí hay algunas sugerencias de alto nivel para operadores de ductos que se preguntan dónde comenzar una renovación de su programa de detección de fugas de acuerdo con API 1175.

Establezca objetivos clave

Aumento de la confianza del operador
Cumplimiento de los requisitos normativos para la detección de fugas en ductos
Mayor fiabilidad de los sistemas de detección de fugas y sus componentes de soporte
Personal de campo y de cuarto de control con mejor capacitación
Reducción del riesgo operativo

Beneficios clave

Evaluación comparativa del rendimiento de detección de fugas
Reducción de la degradación y la falta de disponibilidad del LDS
Mejora de las operaciones y mediciones del ducto
Mejor entendimiento de los problemas que afectan el LDS

Demostrando Mejora Continua

Mantenga los Componentes de Soporte

Una buena detección de fugas requiere de componentes de soporte robustos y confiables, así como de buenas prácticas operativas. La instrumentación, equipo y comunicación que apoya el LDS debe también mantenerse adecuadamente. Programe, documente y brinde seguimiento a las actividades de mantenimiento.

Construir un mantenimiento automatizado y herramientas de seguimiento para indicadores de rendimiento dentro de los sistemas de detección de fugas le ayudarán a proporcionar la documentación necesaria para satisfacer las regulaciones.

Busque oportunidades en donde el cambio en la forma cómo se opera el ducto mejorará el rendimiento de un sistema de detección de fugas. Por ejemplo, aumentar la presión operativa en un ducto para eliminar las bolsas de vapor, normalmente permite mayor sensibilidad de detección de fugas. mantener el ducto bajo presión en lugar de drenarlo puede permitir detección de fugas muy sensible cuando el ducto no está fluyendo. La eliminación del drenaje también permite que la detección de fugas sensibles inicie tan pronto como el ducto es puesto en funcionamiento de nuevo.

Capacitación

Un buen programa de capacitación reducirá las consecuencias de una fuga o ruptura de ducto. Definir roles y responsabilidades, así como establecer el alcance y los intervalos para la capacitación. Lo mismo se aplica para el entrenamiento de actualización y reentrenamiento (si un empleado tuvo una larga ausencia de un puesto). Documente la capacitación, este ya es un requisito en muchos países. Considere adquirir un simulador de entrenamiento con alta fidelidad que imita uno o más de sus ductos para facilitar el entrenamiento del controlador.

Ponga a prueba sus sistemas de detección de fugas

Las mejores prácticas de ingeniería recomiendan que los sistemas de detección de fugas sean probados regularmente. Si bien es preferible realizar una prueba de retiro real del producto, esto no siempre es práctico por razones de seguridad o costo. Cuando el retiro del producto no es posible, un sistema de detección de fugas puede ser examinado con el historial de fugas o los datos de extracciones de productos en el ducto.

API 1175 establece que los sistemas de detección de fugas deben probarse cuando son implementados y en periodos regulares. Este período no debe extenderse a más de 5 años. También se debe solicitar la prueba cuando haya un cambio significativo en la operación del ducto o en un cambio físico en la configuración del mismo. El proceso de prueba debe incluir los requisitos de las pruebas del LDS, como se describe con en API 1130. Los requisitos de API 1130 deben adaptarse para estar acorde a los aspectos únicos del sistema de detección de fugas.

El plan de prueba debe documentar el propósito de la prueba, los métodos que se emplearán son y los procedimientos que se seguirán. Las pruebas SUD deben ser rigurosas, bien planificadas y ejecutadas utilizando una sólida ingeniería y juicio técnico.

Encuentre pequeños cambios que generen ganancias

Identifique oportunidades en las que la mayoría de las mejoras se pueden realzar con el mínimo esfuerzo. Puede ser capacitando, agregando un sensor de presión o válvula, o cambiando una operación en el ducto. Establezca metas y documente las mejoras, continúe mejorando y controlando el progreso. Un buen vendedor de LDS proporcionará las herramientas automatizadas para rastrear los indicadores clave de rendimiento (KPI) del LDS y rastrear la confiabilidad de los componentes que soportan el LDS; ejemplo, qué sensores están fallando y con qué frecuencia.

Con el avance tecnológico de los últimos años, puede ser más rentable reemplazar un LDS heredado por un sistema moderno. Entre las alternativas, los métodos complementarios de detección de fugas pueden ser la mejor opción para garantizar la redundancia y el rendimiento optimizado de detección de fugas.

Conclusión

Dado que los sistemas de detección de fugas son soluciones de ingeniería, su rendimiento depende de muchos factores. Se pueden realizar mejoras en la tecnología de detección de fugas implementada, sistema de instrumentación, capacitación y procedimiento de respuesta a una detección de fuga. Una colaboración más estrecha entre los proveedores de detección de fugas y los operadores de ductos también puede mejorar el rendimiento general de los sistemas de detección de fugas.

 

Fuente

American Petroleum Institute. API Recommended Practice 1130. Computational Pipeline Monitoring for Liquids. September 2007.

Zhang, J, Twomey, M. Introduction to Pipeline Leak Detection Systems. 1st ed. Manchester England. Amazon 2017. Print American Petroleum Institute. API Recommended Practice 1175. Pipeline Leak Detection Program Management. 2015 49 CFR (Code of Federal Regulations) Part 195

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019