Las fugas en ductos ocurren a medida que la infraestructura envejece y se transporta un mayor volumen de productos peligrosos. No importa lo bien que un operador maneje su ducto, fuerzas externas que escapan al control del operador como desastres naturales o intervenciones de terceros pueden causar fugas. Algunas son inevitables, pero la rápida detección y una respuesta eficiente minimizarán las consecuencias, asegurando un daño menor al medio ambiente, la propiedad y las personas, y protegiendo la reputación del operador.

Las tecnologías de detección de fugas se pueden dividir en dos grupos principales: externas e internas. Este artículo brinda una descripción general de los métodos externos de detección de fugas.

Entre los métodos de detección de fugas externos se encuentran:

  • Biológico
  • Detección acústica
  • Detección de vapor
  • Cámara infrarroja


Método biológico

Personal experimentado puede detectar los efectos de una fuga en el ducto. El escape de producto de un ducto puede liberar olor o hacer ruido, así como cambios en la naturaleza alrededor del sitio de fuga. El personal del operador puede caminar a lo largo del ducto en diferentes intervalos de tiempo para monitorear dichos cambios. Los terceros, como residentes o terceros que circulan también pueden detectar y reportar la fuga. Es una buena política de prevención educar a la comunidad local cercana al ducto sobre la detección biológica y sobre cómo contactar al operador si alguien sospecha de una fuga. Una revisión de los archivos de PHMSA sobre detección de fugas, muestra que muchas de las fugas fueron detectadas y reportadas por terceros.

Sensor acústico

Una fuga pequeña genera un sonido que puede viajar a través del fluido hasta los sensores de alto rendimiento ubicados antes y después de la zona monitorizada. Los principales beneficios de este método son:

  • Detección de fugas existentes
  • Detección de la corrosión de una fuga a medida que se desarrolla
  • Localización precisa


La efectividad de esta técnica depende de la distancia entre los sensores y la ubicación de la fuga. Este método puede ser afectado por ruidos del ambiente o la magnitud del sonido generado por la fuga. El sensor puede ser conectado al ducto o posicionado cerca del mismo.

Sensor de vapor

Los sensores de vapor pueden detector gases que escapan del ducto. Esta tecnología puede ser oportuna en ductos que transportan productos altamente volátiles. Esta tecnología puede producir falsas alarmas si existen otras fuentes de vapor cerca del ducto.

Cámara infrarroja

Las cámaras infrarrojas pueden detectar fugas en ductos de líquidos o de gas cuando la fuga genera cambios en la temperatura alrededor del ducto. Las cámaras pueden estar instaladas de forma permanente en el ducto, llevadas a mano o montadas en vehículos o aviones.

Introducción a la Detección de Fugas en Ductos está disponible en Amazon https://goo.gl/ESvBMK
Este libro proporciona una descripción general completa de los sistemas de detección de fugas.

Fuente

Zhang, J., & Michael, T. (2017). Introduction to Pipeline Leak Detection. San José: Atmos International.

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019