Cultura de detección de fugas

La práctica recomendada API insta a los operadores de ductos para desarrollar una sólida cultura de detección de fugas al igual que han adoptado otras medidas de seguridad durante años. Un programa de detección de fugas debe fomentar un compromiso con operaciones seguras del ducto, así como las mejores tecnologías de detección de fugas. La alta dirección debería defender este programa, y todos los colaboradores deben entenderlo y apoyarlo.

Los operadores de ductos deben incorporar el programa de detección de fugas en sus operaciones y controlar estrictamente la gestión del cambio. El operador del ducto debe definir claramente las funciones y capacitar al personal según sea necesario. Por encima de todo, cada colaborador debe tener la autoridad para detener un trabajo peligroso, y cada operador debe tener la autoridad para cerrar una ducto en caso de una sospecha de temor a represalias.

Aunque la práctica recomendada también habla del rendimiento en la sala de control, esta revisión se centrará más en el tratamiento de la recomendación de los sistemas de detección de fugas (LDS). Los temas tratados en esta práctica recomendada que afectan a la detección de fugas incluyen:

• Elección del sistema de detección de fugas

• Integración del sistema de detección de fugas

• Medir el rendimiento de los sistemas de detección de fugas

• Generación de informes

• Entrenamiento y evaluaciones

• Gestión del cambio

• Mejoras continuas, y medir su progreso

Estrategia de detección de fugas

La estrategia de detección de fugas es un documento escrito que debe cubrir todos los aspectos del plan de detección de fugas (LDP). El objetivo es cumplir y superar los requisitos normativos mínimos, mejorando el rendimiento de un LDS, y añadir un mejor LDS o un LDS complementario donde la evaluación de riesgos indique que se debe mejorar el rendimiento.

La estrategia debe determinar objetivos específicos, tales como objetivos de los aspectos de rendimiento del plan de detección de fugas. Por ejemplo, la tasa o volumen de fugas detectable y los límites de falsas alarmas.

Los objetivos para la mejora de indicadores en detección de fugas podrían ser:

• Reducción de falsas alarmas para mejorar la confianza del operador

• Reducción de los umbrales de alarma de detección

• Mejora en localización de fuga

• Tiempo de detección más rápido

• Estimaciones del tamaño de fuga más precisas

El documento de plan de detección de fugas debería incluir las necesidades de detección de fugas durante el diseño de nuevos ductos, y de cambios en los ductos existentes. Debe definir por qué se elige un LDS en particular, basado en el análisis de riesgos y las mejores prácticas de la industria. Las Prácticas Recomendadas proponen una estrategia que incluye métodos que proporcionan detección de fugas continua y considera que la aplicación de múltiples sistemas de detección de fugas que se complementan entre sí puede proporcionar una ventaja que vale la pena. La estrategia debe considerar el uso de un LDS que se puede probar, y cuyo rendimiento puede valorarse a partir de indicadores clave de rendimiento principales tales como la tasa de falsas alarmas, la sensibilidad y los indicadores retroactivos como las tasas de fallo del sistema y el tiempo de inactividad. La estrategia debería incluir un plan para poner a prueba el LDS periódicamente.

Este enfoque representa una gran promesa para la mejora continua de los sistemas de detección de fugas. Proporciona oportunidades para los proveedores de detección de fugas y los operadores de ductos para identificar dónde pueden implementar la mayor mejora en primer lugar. Ya sea que se trate de una medida mejor, mejores comunicaciones, algoritmos de detección más inteligentes o una mejor sintonización.

El proceso de revisión interno y externo en una estrategia de detección de fugas ayudará a identificar y definir los beneficios de los esfuerzos de mejora con el tiempo. No voy a cubrir el proceso de selección basado en el riesgo de sistemas de detección de fugas en este artículo, en lugar de eso, voy a cubrir el establecimiento de objetivos de rendimiento del LDS, los aspectos que podemos medir, e indicadores de rendimiento útiles que pueden ser utilizados para documentar la forma en la que el sistema de detección va mejorando con el tiempo.

Métricas de rendimiento

Las métricas son cuantificadas por medio de los indicadores (KPI). Por ejemplo, la sensibilidad del sistema de detección de fugas es una medida que nos indica tamaño de la fuga y puede ser rastreado por un indicador de rendimiento (KPI). La estrategia de detección de fugas debe establecer objetivos de rendimiento utilizando métricas tales como la confiabilidad, sensibilidad, precisión y robustez. La práctica recomendada sugiere varios enfoques, incluyendo el uso de la API 1149 para establecer métricas de sensibilidad con el tiempo. Yo personalmente veo solamente un valor limitado en la práctica recomendada 1149. Se trata de un ejercicio teórico que puede ser inexacto, y no podemos conocer la precisión de la estimación. Los cálculos de la API 1149 son para las operaciones de estado estacionario solamente y no tienen en cuenta las influencias de temperatura. Pocos ductos están a menudo en un estado de equilibrio y la temperatura puede afectar a las mediciones de desequilibrio de flujo. Un mejor enfoque puede establecer objetivos basados en la propia experiencia del operador y el conocimiento específico del ducto. El mejor enfoque puede ser la observación del rendimiento, por ejemplo, análisis del comportamiento histórico del LDS y / o pruebas para demostrar el rendimiento del LDS.

Lea la parte 3 aquí

Referencias

1. American Petroleum Institute. (December 2015) Recommended Practice 1175, (First Edition), Washington, DC: Author

2. American Petroleum Association. (2014). Recommended Practice 1175, Pipeline Leak Detection Program Management (2st ed.). Washington, DC: Author

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 14 abril 2019