El detallado documento “Pipeline Insurance – Technical Aspects of Underwriting and Claims” muestra que un buen sistema de detección de fugas y un buen plan de respuesta a ellas, puede reducir el costo de seguros. Los autores Richard Radevky y Doug Scott ofrecen una visión de un mundo de seguros de ductos que a menudo parece misterioso para el dueño/operador del ducto. Parece que las aseguradoras, después de todo, trabajan dentro de parámetros de negocio definidos que tienen sentido cuando se explican.

Las coberturas de seguro que son relevantes para ductos son la construcción, daños a la propiedad, interrupción del negocio y responsabilidad. Entre estos, el seguro de responsabilidad es probablemente el más importante. Las fugas de ductos son comunes, muchas son a pequeña escala y los costos del seguro son insignificantes. Sin embargo, los casos de derrames significativos de grandes fugas o rupturas del ducto, se han vuelto más frecuentes y están causando una importante contaminación, incendios y explosiones con graves daños y víctimas.

Las aseguradoras hacen dos preguntas claves al considerar si cubrir un ducto:

• ¿Qué tan grande es la fuga?

• ¿Con qué frecuencia puede suceder?

Los factores en los que el asegurador basa su sentencia incluyen:

• Edad y tipo de ducto

• Localización

• Exposición a peligros

• Condiciones topográficas y meteorológicas a las cuales el ducto está expuesto

• El producto o productos que el ducto transporta

• El tamaño de la posible pérdida

¿Qué influye en el costo y los términos de la cobertura del seguro?

Más allá que los datos del ducto: que tan antiguo es, cuán largo, qué lleva y el terreno que cruza. Una aseguradora tiene que juzgar que tan bien una compañía de ductos es probable que se comporte ante un desastre potencial. Aquí es donde los dueños del ducto pueden buscar ahorros en las facturas del seguro, porque la aseguradora sabe que un buen rendimiento reducirá en gran medida las consecuencias y el pago. La aseguradora examinará la filosofía de gestión de riesgo, prevención de pérdidas y mitigación de desastres por parte de los operadores de ductos. ¿Qué tan seriamente se toman estos temas dentro de la compañía asegurada? El operador del ducto debe abordar los peligros pertinentes de una forma sistemática. Las aseguradoras esperan sistemas para detectar fugas de forma rápida y desean ver que el equipo ha sido entrenado para reconocer las señales iniciales de un problema, y tomar acciones correctas para obtener los mejores resultados. Esta es la razón por la cual un buen programa de detección de fugas y un plan de respuesta efectivo, deben reducir gastos como la prima del seguro.

Fuente: Radevsky R, Scott D, (2004, June 2 -4): Pipeline insurance – technical aspects of underwriting and claims.Paper presented at Conference on Terrain and Geohazard Challenges Facing Onshore Oil and Gas Pipelines: Published by Institution of Civil Engineers London

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019