Los aeropuertos son centros de transporte vitales; es una prioridad económica que funcionen sin problemas y de manera eficiente. Los cierres en el aeropuerto de Auckland el otoño pasado, después de una fuga en el ducto de suministro de combustible, fueron un ejemplo del desorden que se puede producir con las interrupciones en los planes de miles de viajeros y las entregas tardías en el transporte de mercancías. Un suministro de combustible seguro, confiable y constante es vital para mantener los aviones a tiempo, ya sea con el ducto de suministro de combustible o el sistema de hidrantes de combustible.

Los gerentes de proyectos e ingenieros de diseño deben considerar el suministro, demanda y calidad de combustible, nivel de almacenaje, disponibilidad de hidrantes de combustible y el medio ambiente al construir o actualizar el sistema de hidrantes de combustible de un aeropuerto. Cualquier fuga de combustible puede causar estragos en las operaciones del aeropuerto.

El volumen del producto derramado puede variar significativamente, dependiendo del tamaño del orificio, el volumen del segmento y cuándo comenzó la fuga. Si se desarrolla un orificio de 0.34 mm una hora después de la prueba en un segmento de volumen de 200 m3 con una tasa de fuga de 8 l/h, un total de 34,560 litros de producto podrían filtrarse y permanecer ocultos entre el periodo de pruebas de seis meses. Las pruebas mensuales detectarían esa fuga con menos de 5,700 litros derramados. Si el hidrante se probase todos los días, solamente se derramarían alrededor de 190 litros antes de detectar la fuga.

Entre más grande sea la fuga, más problemas crea; desde los problemas logísticos incluyendo suministro y disponibilidad de hidrantes para objetivos ambientales y de seguridad. Por eso que es esencial el mantenimiento de los hidrantes en aeropuertos y su revisión regular para detectar fugas y otros posibles peligros. Un sistema convencional de detección de fugas en ductos no es adecuado para monitorear diseños complejos tales como sistemas de hidrantes en aeropuertos con múltiples puntos de entrega para las pruebas regulatorias de EI 1540, 1560 y JIG2.

El Atmos Tightness Monitor es un sistema de monitoreo estadístico no intrusivo que prueba los hidrantes de combustible para detectar fugas con un tiempo mínimo de inactividad. El Monitor es liviano, ultraportatil, se entrega con en dos estuches PeliTM, y es una herramienta no intrusiva que cuenta con conexiones rápidas estándar de la industria para permitir a los ingenieros de aeropuertos probar eficientemente un segmento de hidrante para detectar fugas, desconectarse y moverse rápidamente para verificar los siguientes segmentos.

Atmos Leak Trial Manifold que la verificación de los sistemas de control en hidrantes de aeropuerto sea aún más fácil con su colector portátil diseñado mediciones precisas con bajo flujo y en áreas peligrosas.

Obtenga más información sobre los Servicios de Aviación de Atmos aquí.

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019