Una de las muchas cosas buenas de trabajar como Ingeniero de Proyectos para Atmos International es viajar a lugares nuevos y emocionantes. Yo estaba muy feliz de recibir un proyecto en Alaska; un lugar que había estado deseando visitar por mucho tiempo. Afortunadamente, mi visita fue a finales de setiembre, evitando las condiciones de invierno brutal de Alaska. Me emocioné cuando conocí al representante del cliente con quien me había comunicado durante el proyecto.

Al llegar desde Denver en un Boeing 737, lo primero que noté fue el vasto, intacto y salvaje paisaje de abajo. Nunca había visto una zona sin carreteras, edificios, signos de desarrollo humano; la inmensa mayoría de Alaska todavía pertenece a la naturaleza. Hace poco leí un libro que detallaba algunos antecedentes de Alaska y los pilotos del monte que ayudaron a darle forma. Mirando la tierra, tenía sentido que los aviones fueran el método de viaje perfecto. La península de Kenai está saturada de lagos, ríos y montañas cubiertas de nieve. Estaba nervioso sabiendo que estaría volando en un avión de hélice Twin Otter, desde Anchorage hasta Kenai

Fue justo antes del amanecer que abordé el Twin Otter hacia Kenai. Me sorprendió la poca distancia de pista que este avión necesitó; el despegue parecía casi vertical. Durante el vuelo, el paisaje se hizo más y más definido como el sol se levantó en una mañana nublada. Nuestro paso sobre la entrada de Cook estaba lleno de adrenalina debido a la turbulencia, antes de que el vuelo se hiciera más suave cuando llegamos a tierra en el otro lado de la entrada. Fue muy agradable ver los colores de otoño y detalles de la península desde el Twin Otter en vez que desde un avión comercial. Después de un aterrizaje pacífico, me dirigí a la oficina del cliente para encargar los sistemas de detección de fugas Atmos Pipe.

Todos estaban emocionados y complacidos de aprender y probar los sistemas de detección de fugas. Después de un entrenamiento sobre los principios de cómo funciona el sistema de detección de fugas Atmos Pipe, todo el mundo estaba listo para las pruebas de fugas reales. El organismo regulador de Alaska requiere un sistema de detección de fugas que pueda detectar el 1% del flujo nominal del ducto en 24 horas. El cliente estaba muy feliz de ver el sistema de detección de fuga Atmos Pipe superar estos rendimientos por un margen impresionante. Estoy agradecido de trabajar con un equipo de proyecto proactivo y bien informado, y estoy feliz de saber que Atmos está protegiendo el ambiente intachable de Alaska.

 

 

 

Categoría: Nuestros colaboradores en el campo

Por: Atmos International
Fecha: 12 abril 2019