Siempre existe riesgo de rupturas en ductos, incluso con las operaciones más seguras y los estándares de mantenimiento. Actividades de terceros como excavaciones, desastres naturales como sismos o deslizamientos también son una amenaza que pueden causar daños severos en cualquier momento. En 2018, la Administración de Seguridad para Ductos y Materiales Peligrosos (PHMSA por sus siglas en inglés) reportó 21 incidentes de ruptura sólo en Estados Unidos, algunos de ellos incluyeron actividades externas al operador del ducto [1]

Las rupturas en ductos requieren de una respuesta rápida. El operador necesita tomar acciones inmediatas cuando el sistema envía una alarma de ruptura y el equipo de operaciones del ducto debe estar bien entrenado para seguir el procedimiento adecuado. El documento del Instituto Americano de Petróleo (API por sus siglas en inglés), Respuesta y Reconocimiento de Rupturas en Ductos de Líquidos, incluye los siguientes pasos en su procedimiento de respuesta ante rupturas [2]:

  • Cierre del ducto para aislar la ruptura
  • Investigación
  • Verificación de la integridad
  • Protocolo para retomar el servicio

Un controlador de ducto necesita total confianza en su sistema de detección de rupturas para actuar de inmediato, por lo que o se permiten falsas alarmas. Utilizar un sistema de detección de fugas estándar para detectar rupturas deja al operador vulnerable, ya que el LDS es configurado para detectar fugas pequeñas y necesita algunos minutos para recabar datos y accionar la alarma, mientras que en un evento de ruptura cada segundo es importante. Si hay falsas alarmas, el operador no tendrá la confianza para cerrar el ducto cuando una ruptura real ocurra. Un sistema de detección de rupturas aporta protección extra reduciendo la tasa de falsas alarmas, por medio de una configuración única y algoritmos diferentes. Este ajuste genera confianza y permite al operador accionar el procedimiento de cierre de inmediato.

Ruptura vs fuga

¿Qué tamaño de fuga se considera una ruptura? No hay una respuesta precisa para esto. Depende del tipo del ducto, el entorno de operaciones y otros factores. Se diferencia en que las rupturas resultan en mayores consecuencias que las fugas para el medio ambiente, en cuanto a contaminación y costos de limpieza. Ser capaz de detectar fugas inmediatamente debe ser una prioridad para todos los operadores y abordar el procedimiento correcto mitigará los daños.

Si bien los operadores no pueden prevenir las rupturas completamente, pueden estar preparados con el plan de respuesta apropiado. Este plan depende de una respuesta rápida y un sistema de detección de fugas confiable que da confianza al operador.

Para más detalles sobre nuestros servicios de detección de rupturas, contacte a uno de nuestros expertos aquí.

Referencias

[1] Pipeline and Hazardous Materials Safety Administration. (2018). PHMSA. Retrieved from https://www.phmsa.dot.gov/data-and-statistics/pipeline/pipeline-incident-flagged-files

[2] American Petroleum Institute. (2014, August). Liquid Pipeline Rupture Recognition and Response. Washington: API.

Categoría: Consejo para mejores practices

Por: Atmos International
Fecha: 13 abril 2019