Los colaboradores de Atmos en Costa Rica continúan compartiendo su espíritu comunitario con una visita sorpresa al Hogar de Ancianos Piedades de Santa Ana.

  

Si bien el hogar de ancianos es financiado por el gobierno costarricense, los presupuestos son limitados y el número de personal es mínimo. Lo que hace que este hogar de ancianos sea único son los antecedentes de los residentes, todos están en riesgo y algunos vivían en las calles. Con poco apoyo familiar y fondos limitados, muchos se pierden en el sistema y algunos no tienen identificación o ni siquiera conocen su propia nacionalidad. Si bien la comida, el refugio y la atención médica están cubiertos, la inclusión social, como el entretenimiento, no lo está. Esta parecía una oportunidad ideal para que se involucraran los colegas creativos de la oficina costarricense de Atmos. Además de talentosos ingenieros y gerentes de proyecto, el equipo tiene algunos talentos sorprendentes. En el equipo de entretenimiento de Atmos se incluyeron cantantes, bailarines, magos e incluso una persona para cantar el bingo.

 

Los voluntarios de Atmos llegaron a las 8.00 am en un hermoso día soleado en Santa Ana, donde se encuentra el hogar de ancianos. El equipo combinado de 16 colaboradores y dos "personas invitadas" estaban listos para comenzar el día de actividades con una mezcla de entretenimiento, interacción social y actividades de mantenimiento. Con ganas de algo diferente y divertido para su fin de semana, los residentes se entretienen con nuestro propio cantante, Fabricio. Además de cantar en español, Fabricio tiene un talento único: puede cantar con fluidez en chino y en inglés. Cada canción tiene un significado y lleva al público a un viaje cultural. Para muchos de los residentes, sus vidas tienen ricos tapices y la música puede conectar a todos, tanto en el presente como en el pasado. Con sonrisas y aplausos tan temprano en la mañana, toda la experiencia pone al equipo Atmos de buen humor, subrayando por qué se toman el tiempo de sus fines de semana para devolver algo a sus comunidades.

 

El baile folklórico costarricense tradicional es el próximo acto cuando Rafael y Rosalyn suben al escenario. Son fascinantes, nadie puede quitarles la vista de encima y el público comienza a bailar en sus asientos. A medida que la música se acelera, el baile aumenta el ritmo y la elegancia, mientras los residentes bailan en sus lugares. Para aquellos que son un poco más móviles, el dúo de baile los alienta a ponerse de pie y unirse.

Con un ambiente de fiesta que ahora rodea a los residentes, el gerente de capacitación de Atmos, Daniel, y su esposa Wendolyn presentan una versión especial de charadas. Un residente, Don Javier está muy atento, adivinando cada una de las preguntas y recibiendo premios.

Después de que los magos Atmos Cristian Calvo y Jorge Zamora proporcionan algo de magia, comienza el Bingo. Parecería que la curiosa convención de nombrar los números viaja a cada lugar. En Costa Rica, no es diferente con conexiones religiosas como la edad de Jesús para los 33 años y "La guerra" para los 48 (haciendo referencia a la guerra de Costa Rica en 1948). 22 es quizás universal (un par de patos, dos patitos). Uno de los residentes, Don Rafa, gana tres veces.

A medida que el entretenimiento matutino llega a su fin, cada uno de los voluntarios de Atmos se une a los residentes para almorzar compartiendo una mesa donde se cuentan anécdotas y chistes. Con el almuerzo terminado, los residentes se retiran para descansar por la tarde. A la salida, cada invitado recibe un pequeño obsequio de Atmos mientras que el equipo de Atmos recibe una sorpresa cuando uno de los residentes toma el micrófono.

“Antes de irnos, queremos decir algo. Queremos agradecer a los voluntarios de Atmos por estar con nosotros hoy y el tiempo divertido que pasamos. Han hecho algo muy diferente de lo que hacen otros voluntarios. Y gracias por un almuerzo digno de un millonario.

 

Sin embargo, el día no había terminado para el equipo Atmos. Luego se pusieron a trabajar ayudando al encargado de mantenimiento a lograr dos días de trabajo en 2 horas.

Fabricio Marin, ingeniero de mantenimiento de Atmos International comentó: “Lo más destacado de mi visita fue un hombre llamado Asdrúbal. Me llamó después de mi presentación y me dijo que estaba muy conmovido por mi canto. Quería mostrarme una canción que él mismo escribió y sacó un cuaderno lleno de poemas y canciones. Entonces entendí que le apasionaba la poesía y la música. Salimos del salón donde se realizaba la actividad para escuchar mejor su canción, ya que él la estaba cantando y su voz ya no era muy poderosa.

“Cuando comenzó a cantar, pude escuchar la alegría con la que cantó su poema, y decidí que aprendería su canción y la cantaría para él. Estaba muy contento cuando se lo dije, y dijo que lo esperaba con ansias. Luego tomé el número de teléfono de su hermana (él no tenía un teléfono celular) para coordinar la visita. Desafortunadamente, la situación actual con respecto al Coronavirus me ha impedido visitarlo, pero una vez que todo esto termine, me aseguraré de hacerle una visita ”.

Hemana Inés, quien dirige el hogar de ancianos agregó: “Gracias por su presencia el sábado 7 de marzo en el hogar de ancianos, las actividades fueron recibidas con mucha alegría por los ancianos que están muy agradecidos por la atención y los detalles. Además, el Hogar de Ancianos quisiera agradecerle por la limpieza del almacén. El grupo mostró un alto nivel de madurez, responsabilidad y trabajo en equipo. Recuerda que esta es tu casa y siempre serás bienvenido aquí ".

Categoría: Caridad y Responsabilidad Social Corporativa

Por: Will Stone
Fecha: 30 abril 2020